“Erradicar la pobreza es posible con determinación”

15 Dic
Entrevista a Anna Ferrer, presidenta de la Fundación Vicente Ferrer

Cuando estrecha la mano, la deja ahí un rato. Luego, al caminar, se agarra del brazo de la persona a la que acaba de conocer. Anna Ferrer (Essex, 1947), la inseparable compañera del ya desaparecido Vicente Ferrer –y actual presidenta de la fundación del mismo nombre–, derrocha candidez y empatía. Sólo tiene buenas palabras para el Govern –ayer visitó a su president, José Ramón Bauzá–, a quien le debe la financiación de numerosas infraestructuras en Anantapur (La India). Su historia es la de una joven periodista a quien un día le tocó entrevistar a Vicente Ferrer. Ahí empezó todo.

Anna Ferrer, en el patio del Consolat (Cati Cladera)

Pregunta.– ¿Cómo acaba una periodista inglesa en la India y capitaneando un proyecto así?

Respuesta.–El destino. Yo creo en el destino. Podría haber hecho cualquier trabajo e ido a cualquier país, pero la providencia siempre me puso en el camino de Vicente Ferrer. Estuvimos juntos desde el día en que fui a entrevistarlo. 42 años.

P.– Según su director general, Jordi Folgado, ustedes han demostrado que erradicar la pobreza profunda ha dejado de ser una utopía.

R.– Vicente siempre nos dijo –desde el principio– que era posible erradicar la pobreza. No teníamos nada en las manos, sólo determinación y motivación. Él nunca pensaba en los obstáculos. Decía que cuando hay dificultades hay solución. Y si no hay solución, está la providencia. Hay que ir siempre hacia adelante. La constancia ha sido fundamental en la Fundación, es el motivo de nuestros buenos resultados. No trabajamos con grandes expertos –son gente local en un 99% de los casos– y no tenemos modelo ni método más allá de la constancia en el trabajo. Cuando trabajas aprendes qué es lo que funciona. Y lo que no, lo cambias. Así, algún día, alcanzas tus objetivos.

P.– ¿Qué ha hecho Baleares por Anantapur?

R.– Ha financiado infraestructuras que –no lo digo por decir– son las mejores que tenemos. Pagó íntegramente un hospital que permite que las mujeres de una zona rural den a luz con seguridad. Se atienden 500 partos al mes. También financió un hospital para enfermos de VIH. En la India, estos pacientes están discriminados y no hay muchos médicos que quieran asistirlos. De 200 mujeres embarazadas con VIH, conseguimos que 194 dieran a luz niños sanos. Los bebés son inocentes.

P.– Con la crisis, muchas administraciones y particulares renuncian a la cooperación. ¿Les afecta esta situación?

R.– Hemos perdido a algunos socios, pero no a muchos. Nos apoyan porque creen en nuestro objetivo, que es conseguir un mundo mejor. Muchos nos visitan y nos dicen qeu si renuncian –por ejemplo– a tomar café durante una semana al mes pueden hacer su aportación.

Anna Ferrer, durante su visita al presidente del Govern, José Ramón Bauzá (Cati Cladera)

P.– ¿Cómo se presenta el futuro?

R.– Estamos ampliando nuestro proyecto a otras regiones de La India. Las instituciones locales así nos lo piden. Observamos dónde hay más pobreza y allí vamos. Desde hace un año, estamos en Srisailam, una zona boscosa donde desde hace siglos habitan los chenchos, unas tribus que no se han integrado en la sociedad actual y que viven según sus costumbres milenarias. Hay mucho trabajo que hacer: no tienen acceso a los centros de sanidad ni a la educación, necesitan apoyo para ganarse mejor la vida, la esperanza de vida es de 45 años y mueren de muchísimas enfermedades transmitidas por los mosquitos. Viven en el interior, sin caminos, en lugares donde no se puede acceder en geep. La India es un país de contrastes: por un lado está progresando y por el otro sigue cien años atrás.

P.– La Fundación trabaja con mujeres intocables. ¿Cómo se consigue su integración en la sociedad y que tengan autonomía del hombre?

R.– La India es todavía una sociedad patriarcal en la que existe mucha discriminación hacia las mujeres. Hay malos tratos y las dotes provocan multitud de problemas, ya que, incluso después de la boda, el marido y su familia siguen pidiendo dinero, lo que provoca que muchas mujeres se suiciden por desesperación. En nuestra zona han mejorado muchísimo. Antes no salían de casa y no estaban escolarizadas. No podían utilizar su propio dinero. Ahora tienen confianza, cuenta bancaria, pequeños negocios y conocimientos de cómo cuidar a la familia. Con la violencia de género, la Fundación aún tiene mucho trabajo que hacer.

P.– ¿Cómo lo han conseguido?

R.– Las mujeres tienen mucha capacidad. Cada una cuida, como mínimo, de diez miembros de la familia. Son buenas gerentes por naturaleza y no tienen dificultad para llevar un negocio. Lo hacen mejor y luego invierten lo que ganan en la familia. Por eso los gobiernos y las ONG prefieren poner en práctica sus proyectos económicos con mujeres. Los hombres tienen otras preocupaciones.

Anuncios

Una respuesta to ““Erradicar la pobreza es posible con determinación””

  1. XavieR 16 diciembre, 2011 a 17:13 #

    “Erradicar la pobreza es posible con determinación” Me gusta el título y creo que es así: con determinación y a pesar de los muchos obstáculos, incluso el de los que no quieren que se erradique la pobreza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: