Un futuro para Son Bonet desde sus cenizas

13 Ene
  • La Fundación Aeronàutica Mallorquina quiere que el aeródromo vuelva a ser un centro social, con piscina, campo de fútbol y biblioteca
  • También proyecta abrir un museo, con centenares de fotos antiguas, sobre la influencia de la aviación en el turismo de la isla

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El motor asustaba a los caballos. Bajo esta premisa tan sencilla se esconde el origen del aeródromo de Son Bonet. Las primeras exhibiciones de vuelo de Mallorca se celebraban en el hipódromo de Son Sunyer, situado muy cerca de lo que es hoy un popular centro comercial marratxiner. Pero el estruendo era demasiado exagerado para unos equinos acostumbrados a la calma de los años 20. Así que decidieron trasladar todo el tinglado a unos terrenos donde los ingenieros del Ejército hacían sus prácticas.

La historia del aeródromo arranca aquí y en las décadas siguientes habría de dar momentos de gloria a la aviación mallorquina. Su evolución está íntimamente ligada, primero, a la Guerra Civil y, luego, al boom turístico y habla también de la constitución de un auténtico núcleo social que fue mucho más allá de la aviación en sí –muchos niños aprendieron a nadar o a jugar a fútbol en sus piscinas y campos–. Hoy, las instalaciones están medio abandonadas y nada queda de todo aquello que un día fue esplendoroso, una situación que ha llevado a la Fundación Aeronáutica Mallorquina (FAM) a idear un proyecto de rehabilitación y desarrollo que devuelva el aeródromo al pueblo de Marratxí y a la isla de Mallorca, tal y como fue hasta los años 90.

La culpa de que Son Bonet llegara tan lejos la tuvo, además de los caballos, un aviador catalán llamado Manolo Colomer. Fue él quien trajo a la Isla los vuelos turísticos, ideados para que los mallorquines pudieran pasearse por su bella troposfera. Los nombres de los afortunados se publicaban en los periódicos de la época –El Día, La Almudaina, El Correo de Mallorca…– y la excursión era, por motivos obvios, toda una experiencia. Los vuelos turísticos de Colomer empezaron en Son Sunyer y poco después se trasladaron a Son Sant Joan, que estaba demasiado alejado e incomunicado. Fue entonces cuando el Ejército dio su visto bueno para utilizar Son Bonet, donde los mallorquines podían llegar en tranvía y tren. Con estas actividades y el nacimiento, en 1932, del Aeroclub de Baleares, se consolida la afición a la aviación en la isla.

Miquel Buades, presidente de la Fundación Aeronáutica Mallorquina (Jordi Avellà)

“El aeródromo de Son Bonet atraviesa uno de los peores momentos de su historia, con una bajada de tráfico cercana al 50%”. Quien habla es Miquel Buades, presidente de la FAM e impulsor del proyecto de rehabilitación del aeródromo. Su idea, desarrollada de manera extensa en dos documentos, prevé la puesta en marcha de equipamientos deportivos (piscina, pistas de tenis, campo de fútbol…), una biblioteca para los residentes de Marratxí, instalaciones aeronáuticas y un museo de la aviación mallorquina. Este último tendría el objetivo de “aunar la aeronáutica con la evolución turística de Mallorca, de manera que se dé a conocer el cambio cultural y social que este medio de transporte trajo a la isla”, asegura el informe de la FAM.

Porque Son Bonet no sólo fue un aeródromo con finalidades lúdicas, sino que, tras la Guerra Civil, fue también aeropuerto comercial, mientras Son Sant Joan siguió en manos militares. De aquella época quedan imágenes como las del regreso de Robert Graves tras el conflicto bélico o la descarga mediante carros de caballos de los equipajes. Pero todo se acabó con la llegada de los reactores, demasiado grandes para una pista tan modesta como la de Son Bonet. Fue en 1960.

Buades viajó hace meses a Madrid con el entonces delegado del Gobierno, Ramon Socías, y consiguió del presidente de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), propietaria del aeródromo, el permiso para utilizar uno de los edificios como museo. La única condición fue que el Govern y el Ayuntamiento de Marratxí actuaran como interlocutores. Ambas instituciones están decididas a impulsar el proyecto y Buades espera que pronto haya buenas noticias.

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/13/baleares/1326441941.html

Anuncios

4 comentarios to “Un futuro para Son Bonet desde sus cenizas”

  1. Horrach 20 enero, 2012 a 19:16 #

    Buen artículo.

    Sorprende que a estas alturas todavía Son Bonet no tenga el museo que ahora trata de llevarse a cabo, y que su relevancia histórica haya quedado ocultada por Son Sant Joan. Lo cierto es que le tengo cariño, desde hace muchos años, es uno de los lugares de la isla que destila mayores dosis de melancolía.

    saludos

    • marionaforteza 20 enero, 2012 a 19:19 #

      Muchas gracias por su comentario. Efectivamente, Son Bonet tiene mucho que ofrecer, tanto de cara al pasado como al futuro. Un saludo

  2. Peter 25 junio, 2012 a 20:59 #

    Este aeródromo fue el punto de partida de muchos pilotos mallorquines, Aena debería cooperar con la FAM y no poner tantas pegas como siempre, por una vez que encontramos a alguien con capacidad para desarrollar este proyecto.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Un futuro para Son Bonet desde sus cenizas | ViuMarratxí - 14 febrero, 2012

    […] vía: La ciudad latente […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: