No existen barreras para Paquita

2 Mar
  • Tiene parálisis cerebral pero escribe libros, monta a caballo, hace esquí acuático y baila

  • «Desde que hago equitación ya no le tengo miedo a nada, ni siquiera a la muerte»

Deportivas de charol, simpáticos pendientes en forma de dados y una sonrisa que rompe barreras. Paquita Ferragut recibe a este periódico en una conocida hamburguesería de Palmanova. A la hora concertada, ya está dentro. Se gira desde su silla hacia la puerta de entrada, ríe abiertamente y alarga la mano con mucha energía. El brazo bien estirado, hacia arriba. «Encantada de conocerte».

Si las historias de superación personal son siempre un ejemplo, la suya alcanza niveles de épica. Una parálisis cerebral la tiene en una silla de ruedas desde pequeña y hablar le cuesta un gran esfuerzo. Pero no hay obstáculos que su fuerza de voluntad no pueda derribar. Tres novelas a su espalda y una lista de proyectos que no se acaba. «La vida no es de color de rosa, pero si tienes un sueño tienes que luchar y no parar hasta conseguirlo», asegura, con una clarividencia que supera las dificultades de comunicación y apabulla.

Paquita posa con sus libros (Alberto Vera)

Empezó a escribir a los 17 años, pero la tecnología le jugó una mala pasada. Cuando el libro ya estaba terminado –67 páginas–, se borró. Ni corta ni perezosa, lo escribió otra vez. Hoy tiene 32 años, vive con su novio y ya ha completado la trilogía que aquella novela inició, a la que ha llamado ¿Qué es, realidad o sueño? En estos momentos, ya prepara un cuarto libro, aunque su escritura ha quedado interrumpida por otro proyecto. «Es muy importante», avanza, misteriosa.

Lo que quiere hacer es participar en una competición de baile. Hace meses que entrena, tanto desde su silla de ruedas como en el suelo, en una modalidad denominada jam contact. «Si hace falta, iré al programa Tú sí que vales, porque no tengo vergüenza», añade.

¿Por qué quiere hacerlo? Paquita quiere demostrar al mundo que «no hay barreras ni nada parecido para una persona en silla de ruedas». Es consciente de que no todo el mundo tiene la misma fuerza que ella y precisamente por eso quiere que el público vea de todo lo que es capaz una persona con parálisis cerebral. «No debe ser un tabú», explica.

Si tuviera delante a una persona en su misma situación, le diría que no se rindiera y le explicaría «lo que es esta enfermedad», porque a ella «nadie» se lo contó. Si su interlocutor no la entendiera, debido a su grado de invalidez, encontraría la manera: «Por señas o haciéndole escuchar mi corazón».

«Cada época de mi vida ha sido una fase de superación», explica Paquita, que durante todo un año estuvo llamando a diario a distintas editoriales para que le publicaran sus libros. No lo consiguió, así que se los autoeditó con la ayuda de su padre. Mientras los ejemplares no tuvieron código de barras, fue de librería en librería y de pueblo en pueblo intentando colocarlos. Hoy todavía lo hace, porque ya ha adquirido esta costumbre. «Soy mi propia comercial, si promuevo el boca a boca, mi libro sobrevive; si no, se muere», relata. «Si quiero conseguir algo, lo hago», remata.

Las novelas (Una noche de locura, Vivir soñando y ¿Crees en el amor o en el miedo?)cuentan la historia de Susana, una chica que se ve envuelta en una trama de amor, sexo y drogas. En la trilogía también aparece Isabelita, una chica con parálisis que vive con una tía lejana.

Así es como escribe en el ordenador: mediante una anilla en la nariz que emite rayos láser

La parálisis cerebral es un trastorno permanente que se produce antes, durante o después del nacimiento del bebé, cuando una infección provoca severas e irreparables lesiones en su frágil cerebro, que pueden afectar tanto a la capacidad motora como del habla o cognitiva. Estrechar la mano, tal y como hace Paquita al inicio de este reportaje, puede suponer todo un éxito.

Para ella lo es. Antes no podía hacerlo, pero ahora sí. Y todo se lo debe a los caballos. Uno de los últimos retos de Paquita ha sido hacer equitación. Y no sólo lo ha conseguido, sino que su vida ha dado un vuelco:ahora puede controlar mucho más su cuerpo y tiene una mayor independencia: «Desde que monto a caballo ya no le tengo miedo a nada;a la muerte tampoco;sólo tengo miedo de los vivos». También hace esquí acuático.

Escribir una columna en un periódico, participar en un programa de radio y subirse a un escenario –en el marco de «un proyecto de teatro que ya está en marcha»– son otros de sus planes de futuro. Y nada –NADA– le impedirá conseguirlo.

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/02/baleares/1330689745.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: