Archive | Obras públicas RSS feed for this section

El Born volverá a desembocar en el mar

20 Feb
  • La Autoritat Portuària prolongará el paseo hasta el Moll Vell y levantará un edificio con un mirador

  • El desaparecido paseo de la Riba ya permitía llegar al puerto

Probablemente era lo que le faltaba: un colofón marino. Y no porque no lo tuviera en el pasado, que lo tuvo. El recorrido que transcurre por el Passeig del Born y Antoni Maura volverá a desembocar en el mar, tal y como ya lo hacía hasta los años 60 mediante el emblemático Passeig de la Riba. No será lo mismo –son otros tiempos y el proyecto actual no puede compararse en magnitud y naturaleza con aquél– pero el espíritu tal vez se le parezca.

Gráfico de JAVC

El proyecto existe desde hace años y lo que va a empezar a ejecutarse ahora no es más que una  parte de un conjunto más ambicioso. Se trata de eliminar varias zonas de aparcamientos del Moll Vell para permitir que el paseante pueda seguir caminando una vez atraviese el Passeig Sagrera. El itinerario finalizará en un edificio con una gran escalinata, a través de la cual se accederá a un mirador situado en su azotea. El Ayuntamiento de Palma dio el pasado martes la licencia de demolición que permitirá la construcción de este nuevo inmueble, que se levantará en el espacio que hoy ocupa el restaurante La Lubina, cerrado desde hace años, así como varios edificios anexos más.

El Passeig de la Riba ha dejado para el recuerdo idílicas imágenes –como la que esta página reproduce en su parte inferior– que muestran un elegante bulevar flanqueado por vallas de hierro forjado y cuyo punto final era un bello faro, insignia de la Autoritat Portuària y que hoy sigue existiendo –fue trasladado pieza a pieza– al final del nuevo espigón.Aquel paseo, que tuvo su época de esplendor a principios del siglo XX, era toda una institución para los palmesanos de la época, que podían iniciar su caminata en el Born y culminarla al final del espigón, donde se situaba el faro, que actuaba como meta u objetivo. Esta figura, que aún existe en otras ciudades mediterráneas comoTarragona –allí, el paseo dominical termina en el Balcó del Mediterrani y se denomina popularmente anar a tocar ferro–, desapareció con la ampliación del puerto y con la desaparición del bulevar de la Riba. Hoy, el paseante se topa con la estatua de Ramon Llull o, como mucho, con los jardines situados junto al muelle y allí se termina todo.

Lugar por el que transcurrirá el paseo (Jordi Avellà)

No es una recreación

Fuentes de la Autoritat Portuària de Balears, organismo responsable del proyecto, desmienten que, tal y como se ha asegurado en algunos ámbitos, se pretenda recrear el antigo paseo de la Riba. El proyecto es «otra cosa», pero en cualquier caso sí que permite dar una continuidad al Born a través del muelle y llegar al mar, funciones que, en cualquier caso, sí desempeñaba el emblemático bulevar del siglo pasado.

La construcción del nuevo paseo y del edificio es la segunda fase de un proyecto de la Autoritat Portuària de Balears cuyo objetivo es abrir una pequeña parte de sus dependencias a la ciudadanía sin perder, por ello, la actividad portuaria.

La primera fase culminará este verano con el traslado de las oficinas de la Autoritat Portuària al nuevo edificio de cristal cuya construcción está ya muy avanzada. El inmueble histórico, prácticamente gemelo al de la Capitanía Marítima, se dedicará a exposiciones, archivo y salas de conferencias, pasando a estar de esta manera mucho más abierto a la ciudadanía.

Antiguo paseo de La Riba

En cuanto a la tercera fase, para la que aún no hay fecha de ejecución y que, además, está aún en fase de borrador, consiste en la reurbanización de la zona que hoy ya tiene un uso público –por donde transita el carril bici y el lugar donde desembarcan cada año los Reyes Magos–. Del mismo modo que la segunda fase, persigue facilitar los usos urbanos de la zona.

Tanto esta última etapa como la primera se llevan a cabo con financiación propia de la Autoritat Portuària, mientras que la segunda se impulsa mediante un concurso público, ganado por la empresa Amarres Deportivos S.L. en noviembre de 2010.

Además, existe un proyecto mucho más amplio y ambicioso que a día de hoy no se plantea para abrir todos los muelles comerciales a la ciudad.